El HTC Vive finalmente me hizo creer en la realidad virtual

Las gafas y el sistema de realidad virtual HTC Vive podrán darle vida a cualquier habitación, ofreciéndote una experiencia fascinante en el mundo virtual que tú quieras.`

Hasta el momento, Oculus y Samsung VR han sido los nombres más reconocidos en la categoría de gafas para realidad virtual. Nadie imaginó que una empresa como HTC, totalmente nueva en este espacio, iba a sorprendernos tanto con sus propias gafas: las HTC Vive y con una asociación con Valve, la popular plataforma de videojuegos que cuenta con más de 75 millones de usuarios activos.

Durante la feria de electrónica CES 2015, los ejecutivos de HTC me explicaron la nueva estrategia de la empresa, que busca volverse más que sólo un fabricante de celulares o tabletas. Y en ese futuro que la empresa se planteó en enero parecía ya haber un sitio reservado para los dispositivos de realidad virtual.

Sin embargo, sólo pasaron dos meses para que la empresa presentara las HTC Vive, ofreciendo una experiencia que nunca había vivido en mi vida. Esto es realmente sorprendente teniendo en cuenta que, a diferencia de Oculus, que es especialista en la realidad virtual, HTC es nuevo en la categoría.

Tuve la oportunidad de recibir una demostración de las HTC Vive durante el Congreso Mundial de Dispositivos Móviles (MWC 2015) este mes en Barcelona. Por primera vez, una empresa logró emocionarme verdaderamente con su tecnología de realidad virtual.

Es importante tener en cuenta que la versión para desarrolladores de las HTC Vive, que es la que probé, estará disponible esta primavera. Sin embargo, la versión final para los consumidores no llegará sino meses después y, por supuesto, espero que esa versión sea aún mejor.

El sistema de realidad virtual HTC Vive

Las gafas de realidad virtual de HTC tienen más de 20 sensores que se comunican con otros dos sensores que se colocan en la pared para determinar tu ubicación y seguir tus movimientos. Estos sensores permiten mapear el cuarto para que que no te estrelles con las paredes. Sí estás muy cerca de la pared o de un área determinada (que se puede modificar), el sistema muestra una red que indica tus límites de acción.

Los dos sensores externos que se colocan en la habitación se parecen a los escáners manuales que se usan en algunas cajas registradoras de supermercado, pero un poco más grandes. HTC me dijo que la versión final tendrá unos sensores más pequeños.

Cuando probé las Vive, los sensores estaban en dos de las esquinas de una habitación de unos 6 metros cuadrados — una frente a mí y otra a un lado. Además, las gafas Vive incluyen dos controles para las manos que tienen touchpads y botones. Los controles que probé tenían cables, pero HTC dijo que el plan es que sean inalámbricos. También traen unos audífonos para escuchar el audio del mundo en el que te sumerges.

Las gafas estaban conectadas a una computadora que era controlada por un representante de HTC. Ese día, HTC había preparado varias demostraciones, entre ellas un mundo submarino, un mundo de pintura 3D brillante, una demostración de un juego de guerra, una experiencia de cocina y un mundo donde yo estaba encargado de reparar robots.

Fue necesario ponerme un cinturón que mantuviera los cables (de los controles y de las gafas) pegados a mi espalda para moverme con mayor facilidad y no añadirle peso a las gafas de realidad virtual. El representante de HTC dijo que la versión final será mucho más simple, aunque no quiso darme más detalles.

Fuente