¿Qué hay de cierto en que WiFi es un asesino silencioso?

¿Sabías que el WiFi pertenece al grupo de radiaciones no-ionizantes? ¿Sabes cuál el daño que pueden causar al ser humano? Nosotros te lo decimos

La vida moderna somete a cualquier ciudadano del mundo contemporáneo a vivir bajo la sombra de un sinfín de tipos de contaminación: la auditiva, la visual, la atmosférica, la ambiental. Hoy en día, se ha esparcido el rumor de un nuevo tipo de riesgo invisible: la contaminación de las redes WiFi.

Los medios que reportan este nuevo peligro presentan generalmente dos argumentos. El primero gira alrededor de los presuntos niveles de radiación emitidos por dispositivos móviles, routers y otros aparatos de emisión de ondas. Estos sitios también advierten de la carga electromagnética que emiten estas máquinas, las cuales aseguran pueden tener efectos nocivos en el funcionamiento del cerebro. Sin embargo, estas aseveraciones están lejos de ser ciertas.

La primera señal de sospecha que dan los medios que advierten sobre este nuevo riesgo, es que nunca citan estudios que confirmen la premisa. Frecuentemente se pone un anuncio, de forma disimulada, donde solo se informa que no es concluyente.

El WiFi pertenece al grupo de radiaciones no-ionizantes, que atraviesan el tejido humano sin hacerle ningún tipo de daño

De acuerdo a la investigación realizada por My Press, las conexiones del tipo WiFi pertenecen a una categoría de radiaciones similar a la luz visible, que a lo más, genera calor sobre los objetos con los que interactúa, a los que atraviesa, o con los que choca.

Las ondas de microondas, las de las emisiones infrarrojas, las de un celular o las de WiFi se encuentran en la categoría de ondas ‘no ionizantes’; que en otras palabras significa que no interactúan con el tejido vivo. Aún si aceptamos la premisa de que las ondas WiFi son dañinas, tienen una mínima fracción de la potencia de otras ondas. Sería igual de dañino estar en el rango de una estación de radio unos minutos, que pasar meses junto a un router inalámbrico.

Si bien las ondas de Wi-Fi no son dañinas, el dormir a lado de un teléfono celular sí puede serlo. Múltiples estudios han constatado que dormir junto a un dispositivo móvil que constantemente emite sonidos, genera ansiedad y estrés, la luz de la pantalla puede ser notada incluso con los ojos cerrados, y en general perturba los hábitos de sueño de las personas.

Fuente