Científicos logran rociar un objeto con el material más negro del mundo

Hace varios años los científicos presentaban Vantablack, el material más negro del mundo donde ni siquiera podían verse sus contornos. Para que nos hagamos una idea, el material es tan oscuro que los espectrómetros no pueden medirlo. Ahora han descubierto cómo pintar con él y el resultado asusta.

Fue en el 2014 cuando un grupo de científicos británicos anunciaban Vantablack. Tal y como explicaban entonces, el color negro se produce cuando un material absorbe todas las longitudes de onda de la luz sin rebotar ninguna, pero hay diferentes grados. Vantablack solo refleja un 0,035% de la luz que le llega gracias a una cobertura de nanotubos de carbono que atrapan prácticamente toda la luz.

Poco después era declarado oficialmente como el material más oscuro jamás producido en un laboratorio, uno capaz de absorber el 99,96% de la luz ultravioleta, visible e infrarroja. Desde entonces, el equipo detrás del invento ha aumentado su negrura, llegando a conseguir a principios del 2016 un material que ningún espectrómetro en el mundo era lo suficientemente poderoso como para medir la cantidad de luz que absorbe.

Lo que han desarrollado ahora es una versión de Vantablack que llegue al gran público. ¿Cómo? El equipo ha lanzado una especie de spray que no es tan negro como su última versión (en este caso sólo bloquea el 99,8 por ciento de la luz ultravioleta, visible e infrarroja) pero lo suficiente como para jugar con las dimensiones de los objetos cuando se observa.

En cuanto a su funcionamiento, tal y como explicábamos, en su forma original y negra Vantablack no es una pintura, un pigmento o una tela, en realidad es un revestimiento especial hecho de millones de nanotubos de carbono, cada uno midiendo alrededor de 20 nanómetros (aproximadamente 3.500 veces más pequeño que un cabello humano) de 14 a 50 micras.

Fuente